Pandemia Fallera

No se trata de una pandemia que afecte directamente a la salud de la persona que la padece pero su efecto va dirigido directamente al corazón del individuo provocándole una situación de tristeza, depresión, estrés u otros sentimientos de los que se tarda en recuperar.

Según el afectado o afectada son diferentes las consecuencias de esta situación :en el caso de las Falleras Mayores del ejercicio en curso no solo de tristeza, también de incertidumbre por no poder cumplir en su totalidad un sueño en el que se quería caer desde ya hacia mucho tiempo y que se ha convertido en pesadilla de contagioso pesimismo .

Si hablamos de los artistas falleros esa tristeza se transforma en una preocupación difícil de superar pensando en un futuro que ha enfermado a causa de un virus de pronóstico imprevisible.

Como colectivo fallero algunas comisiones que durante todo un año salvan el ejercicio en lucha constante intentando superar su déficit económico padecerán el efecto del virus buscando el antídoto idóneo para no desaparecer de la historia de las Fallas de las que desde hace años forman parte. Efecto que se convierte en desesperanza ante tal situación.
Con buen criterio se piensa principalmente en la ayuda a los artistas falleros, pero, ¿alguien ha pensado en la situación que quedan muchas de las Comisiones tras el aplazamiento de las Fallas?

Apliquemos lo que hablamos a pirotécnicos que han visto como la mecha de su pólvora se ha visto humedecida por la solución decidida para que no se extienda la enfermedad más allá de lo ya padecido dejando la explosión de su trabajo para fechas acordadas pero que crean duda hasta el momento de su realidad.

Floristas, churreros, hosteleros y muchos más, son los afectados por un mal llamado “Coranavirus” y que completan la larga lista de victimas de esta pandemia fallera.

No sabemos si las decisiones tomadas en 24 horas se tenían que haber tomado ya hace días, no sabemos si las Fallas plantadas deberían de mantenerse en su demarcación para su posterior cremà y evitar mayores consecuencias económicas negativas para los afectados que al parecer, con las soluciones acordadas, serán, según promesa comprometida, asumidas por Ayuntamiento y Generalitat. Esperemos que la burocracia no haga que esas ayudas se alarguen en el tiempo porque tendrías consecuencias imprevisibles para esos afectados, los artistas falleros.
Lo que si sabemos que las decisión de aplazar las Fallas por las autoridades sanitarias tiene que ser aceptada por todos como remedio inmediato para el bien general y evitar males mayores.

Como se decía al principio de este artículo las Falleras Mayores 2020 de cada una de las Comisiones tiene su corazón triste al igual que las máximas representantes de la fiesta, Consuelo, Carla y sus respectivas Cortes de Honor, pero que vivirán una situación excepcional que con el apoyo de todos los falleros y falleras de Valencia y los principales dirigentes de la misma será seguro inolvidable. Distinto pero inolvidable.
Una celebración en Julio que no tendrá Falla Municipal adulta tras la destrucción de la ya plantada.

Si como también se ha decidido se estudiará caso por caso cada una de las Comisiones del censo fallero y especialmente aquellas que ya tienen en su demarcación gran parte de la Falla, ¿que ocurrirá con está últimas? ¿También se procederá a su cremà por la dificultad del desmontaje? Entonces ¿que plantaran en el mes de Julio?

Tan solo se ha tratado una pequeña parte de la dimensión del problema con soluciones inmediatas, si, pero todavía quedan muchos flecos que con el tiempo y un poquito de paciencia conoceremos como se resolverán.

¿Sera la directiva actual en la Junta Central Fallera la misma que tendrá que conducir unas Fallas de 2020 en el mes de julio? . Es otra de las decisiones que pesan sobre el concejal Carles Galiana.

La soberana asamblea de presidentes será la última en enterarse de primera mano de todo lo sucedido y decidido, aunque los presidentes de cada una de las Fallas ya estén mas que informados gracias a los medios de comunicación. Es cierto que los principales dirigentes de la Fiesta, Interagrupación, Fallas de especial, Gremio de Artistas Falleros, Fallas de primera A, y delegados del sector han formando parte de ese comité de urgencia para encontrar un final feliz para las Fallas de 2020. Aun así no deja de ser paradójico que los representantes de las Comisiones que se ven afectadas en sobremanera tan solo sean convocados para aceptar lo que ya todos sabemos.

Tendremos que confiar en la gestión ya iniciada con buen pie pero que debe continuar a paso firme para resolver las múltiples dudas que se presentan hasta el mes de julio.

Manifestar nuestro claro y total apoyo a nuestras Falleras Mayores de Valencia, Consuelo y Carla, a su Cortes de Honor, artistas falleros, Comisiones Falleras y a todos aquellos sectores afectados por está inesperada pandemia fallera cuya mejor vacuna es la unión de todos para salir adelante de esta grave crisis.

Autor entrada: hablemosdefallas