“Nos consideran más un problema que un beneficio”. Comunicado de la Interagrupación

 

Desde la Interagrupación de Fallas de Valencia, deseamos manifestar nuestro más profundo malestar ante el incumplimiento de los compromisos adquiridos en las distintas reuniones mantenidas para facilitar la desescalada de los Casales falleros.

Ahora mismo, muchas frases de nuestros gobernantes, poniendo en valor el trabajo que realizan las fallas como parte integradora, red asociativa, elemento cultural, motor económico, transmisor intergeneracional de un patrimonio festivo que nació a mediados de 1800 se diluyen en una realidad arrolladora.

Las fallas tristemente hemos podido constatar como nuestros propios dirigentes políticos nos consideran más un problema que un beneficio, aun siendo uno de los principales motores económicos de nuestra autonomía, con un volumen de negocio de más de 900 millones de euros. Es triste, pero al final el tiempo ha dictado la realidad.

Son muchas las horas y el trabajo que los falleros hemos dedicado a colaborar con nuestras autoridades de manera altruista para poder salvar la actividad social más importante de nuestra comunidad y a día de hoy continuamos sin poder abrir totalmente nuestros casales.

Se nos dijo que se estudiaría darnos consideración de sedes festivas culturales (por la actividad que en ellos se desarrolla) no ha podido ser; que se iría desescalando su apertura, se autoriza un horario como si fuéramos una oficina y luego se alarga en una hora el cierre; nos informan que nos darán el mismo trato que a la hostelería (pues es muy difícil de entender y sobre todo explicar, que puedas tomar o comer algo en el bar de al lado hasta la una de la madrugada y en tu “casa” no) y a día de hoy continuamos igual y todo esto sin darnos ninguna explicación razonable de los motivos por los que se pospone o no considera una y otra vez la decisión de modificar la resolución para adecuar los casales a la situación del resto de actividades.

Las Fallas hemos demostrado sobradamente durante todos estos meses nuestro talante, disposición y empatía, pero pensamos que ha llegado el momento de decir basta, estamos cansados de engaños y demoras y exigimos ya un trato igualitario al resto de actividades económicas, no queremos ser más, pero tampoco menos, un colectivo de más de 250.000 personas en toda la comunidad, creemos que merece un poco más de respeto.

Ante esta situación, su continuado menosprecio y de no reconsiderarse la citada reivindicación de manera inmediata, lamentablemente nos veremos abocados a proponer medidas de protesta al mundo fallero o cualquier otro tipo de acciones que nos ayuden a conseguir algo que consideramos justo y que es necesario para el completo desarrollo de nuestra actividad.

Lamentamos enormemente haber tenido que llegar a esta situación, pero entendemos que los falleros hemos demostrado sobradamente nuestro talante colaborativo y conciliador y son ahora nuestros gobernantes los que deben estar a la altura.

Autor entrada: hablemosdefallas