Goirigolzarri visita la Alqueria Julià, convertida en la ‘Casa de la Música’ de Valencia y se reúne con la FSMCV

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha visitado la Alqueria Julià tras la finalización de las obras del edificio del siglo XVII ubicado en el barrio Nou Moles de Valencia, convertida en la ‘Casa de la Música’ y que será la nueva sede de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV).

La entidad ha invertido 3,5 millones de euros en los trabajos de rehabilitación, recuperación y restauración de un edificio emblemático para la ciudad. La Alqueria Julià, que albergó el Colegio de Santa Bárbara hasta los años 90 del siglo pasado, está dotada del equipamiento necesario para convertirse en un importante centro musical de Valencia, en el que se desarrollará una potente actividad social y cultural.

Durante la visita al edificio, Goirigolzarri se ha reunido con la presidenta de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV), Daniela González; los vicepresidentes artístico y ejecutivo de la FSMCV, Manuel Muñoz y Roberto Escobar respectivamente; y el arquitecto de la rehabilitación de la Alqueria, Carlos Campos. También han acudido por parte de la entidad financiera, la directora general adjunta de Comunicación y Relaciones Externas, Amalia Blanco; y el director corporativo de la Territorial en Valencia y Castellón, Jaime Casas.

 

La presidenta de la FSMCV ha trasladado los problemas derivados de la crisis provocada por el Covid-19, los proyectos de Bankia Escolta València que están llevando a cabo y lo que supone para la Federación poder contar con una sala de ensayos, la fonoteca, o una sala de partituras ya que la federación no tenía sede para poder desplegar todas sus actividades.

 

“Es un orgullo para Bankia haber contribuido a la rehabilitación de la Alqueria Julia y que ésta vaya a ser la ‘Casa de la Música’ y la sede de la Federación de Sociedades musicales de la Comunidad Valenciana, porque la música forma parte del ADN de la región, de su cultura, y nosotros estamos muy comprometidos con su sostenimiento y desarrollo”. “Además, estamos convencidos de que se convertirá en un lugar de referencia y un punto de encuentro para la cultura y el arte”, ha apuntado el presidente de Bankia.

 

La presidenta de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV), Daniela González, ha destacado “la importancia de la renovada Alqueria como nueva sede administrativa. Vamos a trabajar incansablemente para dotarla de contenido y que realmente se convierta en la casa de la música de todos los valencianos.” A su vez, Daniela González manifestaba su agradecimiento a Bankia. “Esta es una muestra más del compromiso y el apoyo de Bankia con el movimiento de las sociedades musicales de la comunidad valenciana que, a través del programa Bankia Escolta València, se ha convertido en una parte integral del funcionamiento de nuestro colectivo”, ha añadido.

 

El inmueble, cedido por Bankia a la FSMCV, está dotado de una sala de ensayos con capacidad para unas 200 personas, biblioteca, videoteca, fonoteca, sala de partituras y diferentes zonas para uso cultural y espacio expositivo de importante valor arquitectónico.

 

Sede de la FSMCV

 

La Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV), que cuenta con más de 500 asociaciones musicales, tendrá en la Alqueria Julià su sede social y administrativa, y podrá desarrollar en el edificio el resto de su actividad cultural, como las que desarrollar su Centro de Estudios y sus agrupaciones musicales, así como las labores de formación e investigación, o la instalación del archivo de la Federación.

 

La Alqueria Julià permitirá incorporar un edificio de gran interés al circuito turístico y cultural de Valencia, lo que redundará en beneficio del barrio de Nou Moles y del conjunto de la ciudad. Los usos propuestos para la Alqueria van a suponer una dinamización económica y cultural del barrio, ya que el nivel de actividad previsto incrementará las necesidades de servicios de todos aquellos que la visiten.

 

El edificio será, además, un espacio privilegiado para presentaciones corporativas, ciclos de conciertos, entre otros de la Orquesta Sinfónica de Bankia (OSB), o cualquier otra actividad cultural que se proyecte en el futuro.

 

Casi 2.000 metros cuadrados

 

La Alqueria Julià, propiedad de Bankia, fue declarada Monumento Artístico Nacional en 1978 y Bien de Interés Cultural en 2007, lo que supone la figura de más alta protección para un edificio en la ciudad de Valencia. Está construida en una parcela de 1.986 metros cuadrados, con una construcción de 692 metros cuadrados distribuidos en dos plantas y un torreón de 51 metros cuadrados adicionales.

 

El resto lo ocupa un patio con jardín que integra los fragmentos existentes del mismo con la evocación de sus preexistencias, que ha sido restaurado con la colaboración de la paisajista María Teresa Santamaría. Se ha conservado el arbolado que existía, plantando nuevas especies arbóreas, así como vegetación arbustiva y herbácea, recreando con un nuevo lenguaje los componentes originales, a partir de la documentación gráfica existente de 1932.

 

El edificio puede considerarse como uno de los escasos ejemplares conservados de Alqueria valenciana del siglo XVII. Además de su interés histórico, la Alqueria conserva todavía elementos estéticos de gran valor que se han rehabilitado como bóvedas, pinturas, frescos, esgrafiados, pavimentación o azulejería.

 

El proyecto de restauración ha permitido resaltar todos los elementos de gran valor histórico y artístico que aún se conservan en el edificio. Además, se ha realizado el acondicionamiento necesario para dotarlo del equipamiento que se requiere con el fin de adecuarlo a la actividad social y cultural prevista.

 

El arquitecto restaurador del edificio, Carlos Campos, y el equipo de C+G Técnica, han destacado que “el trabajo de restauración ha sido muy gratificante porque, durante el mismo, hemos descubierto, entre otros hallazgos, un espacio abovedado subterráneo bajo el edificio, un muro del siglo XV en el jardín junto a una gran terraza pavimentada con azulejos del siglo XV en una extensión de casi 16 metros, por lo que hemos tenido que modificar algunos aspectos del proyecto, así como una sala con decoración pompeyana o la balconería que estaba oculta por ventanas”.

 

La constructora Grupo Cyrespa, con sede en Castellón, ha sido la encargada de la obra. Se trata de una empresa dedicada a la rehabilitación, conservación y restauración del patrimonio artístico, en el ámbito nacional y con proyección en el extranjero que, entre otras obras, ha participado en la rehabilitación de las catedrales de Valencia, Barcelona o Málaga.

 

Descripción técnica del proyecto de rehabilitación

 

El edificio alberga la sede administrativa de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana (FSMCV) en la planta baja, así como un espacio museográfico en la planta primera, con usos educativos y culturales, y la correspondiente puesta en valor de un elemento arquitectónico (edificio y jardines exteriores) de singular importancia.

 

  • Planta baja. Zona administrativa y sede de la FSMCV. Contará, además, con salas destinadas a biblioteca y sala de partituras con un archivo adyacente, fonoteca y videoteca, su correspondiente archivo, y un aula multiusos de 40 metros cuadrados.

 

  • La entrada, en la zona central que atraviesa toda la planta y desemboca en el jardín, es el espacio de recepción y expositivo para la ‘Interpretación de la Alqueria’, destinado a las visitas del público en general.

 

  • Planta primera. Albergará los espacios con las pinturas y bóvedas más relevantes del edificio, planteado como espacio expositivo y museográfico que permita la visita y comprensión de su arquitectura, y que estarán abiertos al público. Estará dotada con una sala de reuniones y un espacios multiusos, destinados a las actividades culturales propias de la Alqueria. En esta planta también se ubica la escalera de caracol por la que se accede al torreón.

 

  • Torreón. Es uno de los elementos constructivos más emblemáticos de la Alqueria Julià. Se accede a él a través de la escalera de caracol. Dada la singularidad de este elemento arquitectónico, se mantendrá como un espacio de visita ocasional para pequeños grupos, para contemplación del entorno y, en particular, del espacio ajardinado.

 

  • Sala de ensayos. De nueva construcción. Con el objetivo de respetar la estructura original de la Alqueria, se proyecta debajo del jardín. Se accede a él a través de la planta baja y, de forma independiente, por el propio jardín. Ambos accesos desembocan en un laberinto vegetal que sugiere el que existía históricamente. La sala de ensayos tiene una superficie de 200 metros cuadrados y cuenta con las condiciones de acústica adecuadas para dicho uso.

 

  • El Jardín. Está diseñado en función de la recreación idealizada de los componentes históricos del mismo, a partir de la documentación existente, estructurando los recorridos y espacios libres con el edificio.

 

La rehabilitación de la Alqueria Julià se enmarca en la iniciativa ‘Bankia Escolta València’, puesta en marcha en 2014 y que, además, contempla, entre otras iniciativas, una convocatoria de becas para estudiantes de las escuelas de música, el ‘Concurso Bankia de Orquestas de la Comunidad Valenciana’, los ‘Premios Bankia al Talento musical’ y el proyecto de recuperación de patrimonio ‘Música a la Llum’.

 

 

Foto 1: Foto de familia

Foto 2: Foto visita interior

Foto 3: Foto visita exterior

Autor entrada: hablemosdefallas